Hoteles en oferta
  1. Fecha de llegada
  2. Fecha de salida
o ver todos los hoteles baratos
Actividades y tours
Traslados aeropuerto
Vuelos baratos

Cafés y pastelerías de Budapest

Los cafés de Budapest comenzaron a hacerse especialmente conocidos a nivel europeo entre las dos guerras mundiales. Hoy en día, y gracias a la pasión de los húngaros por los dulces, Budapest cuenta con algunas de las mejores pastelerías y cafeterías de Europa.

Entre todos los locales existentes, encontramos varios con una tradición e historia que igualan a la calidad de sus dulces:

New York Palace Budapest
Fachada del Hotel New York Palace
Cafetería de Budapest New York Palace
Cafetería del New York Palace
Pasteleria Gerbaud de Budapest
Pastelería Gerbaud, la más famosa de Hungría

Pastelería Gerbaud

Vörösmarty tér. Ver mapa.

La pastelería Gerbaud es la más famosa de Hungría. Fue fundada en 1858 por Henrik Kugler y desde entonces sus pasteles y tartas han ido haciéndose cada vez más conocidos. Su cafetería tiene más de 300 sillas, y la terraza exterior tiene un tamaño similar.

El precio de un café o un chocolate ronda los 750 florines, al igual que el precio de las raciones de tarta. En el interior se pueden comprar pasteles desde 300 florines.

Boscolo Budapest

Erzsébet körút 9-11. Ver mapa.

El New York Café fue uno de los cafés más importantes de Budapest desde su inauguración en 1894 hasta su cierre en 2001. Ese año fue cerrado para la construcción del lujoso hotel Boscolo Budapest, Autograph Collection.

Para mantener vivo un espíritu que duró más de 100 años, se ha reformado el café manteniendo su aspecto anterior. Al igual que el hotel, la cafetería es totalmente impresionante. Los cafés tienen un precio entre 800 y 1.000 florines, y hay copas de helado buenísimas por 1.800 florines.

Centrál Café

Károlyi Mihály utca 9. Ver mapa.

El Central Café no es sólo una cafetería ya que, al igual que los anteriores, ha sido lugar de encuentro de artistas, poetas y escritores del siglo pasado. En la época comunista el local estuvo cerrado pero, tras el fin del régimen, en 1989 reabrieron al público. Es algo más económico que los dos anteriores.